Reporte critica el uso de fuerza letal de la Patrulla Fronteriza, publican nuevos detalles

Agentes de la Patrulla Fronteriza se han cruzado deliberadamente frente al camino de carros para justificar dispararles a los conductores y han disparado en frustración a gente que les arroja piedras desde el lado mexicano de la frontera, de acuerdo a una revisión independiente de 67 caso que resultaron en 19 muertes.

El reporte por expertos del orden publico critica la “falta de diligencia” de la Patrulla Fronteriza al investigar a agentes que han disparado sus armas. También dice que no está claro si la agencia “revisa consistentemente y detalladamente” los incidentes en los cuales usan fuerza letal.

La Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), agencia que encargó el reporte, presuntamente ha tratado de prevenir que se publique el reporte de 21 páginas.

Comités de la Cámara de Representantes y el Senado pidieron copias el año pasado pero, aparentemente, solo  recibieron un resumen que omitió los hallazgos más controversiales – que algunos agentes fronterizos se paraban frente a vehículos en movimiento como pretexto de abrir fuego y que agentes se pudieron haber movido lejos de personas que les arrojan piedras en lugar de dispararles.

El periódico Los Angeles Times/ Tribune Washington Bureau obtuvo el reporte completo y la respuesta interna de la agencia, de 23 páginas. La respuesta rechaza las dos mayores recomendaciones: prohibirle a agentes disparar a vehículos a menos de que sus tripulantes los estén tratando de matar, y prohibirle a agentes de dispararle a gente que les avienta objetos que no pueden causar graves heridas físicas.

La respuesta, catalogada “Sensible para el Orden Público”, indica  que una prohibición de dispararle a gente que arroja piedras “puede crear un ambiente más peligroso” porque muchos agentes operan en “áreas rurales o desoladas, frecuentemente solos, donde el encubrimiento, la protección y salida no son una opción”.

Si narcotraficantes supieran que a los agentes fronterizos no se les permite dispararle a sus vehículos, argumentan, mas conductores tratarían de arrollar a los agentes.

El nuevo secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, esta “reconsiderando la respuesta” a las dos recomendaciones, dijo un oficial de Seguridad Nacional el miércoles en condición anónima.

Autoridades mexicanas se han quejado por años de que agentes fronterizos de Estados Unidos que matan a mexicanos raramente son disciplinados y que los resultados de investigaciones no se hacen públicos por años. Críticos advierten que más muertes o abusos son inevitables a menos de que se impongan reglas más estrictas para limitar el uso de fuerza letal.

”Debe haber un nivel de responsabilidad si quieres cambiar la cultura y los patrones”, dijo Christopher Wilson, u experto en relaciones entre Estados Unidos y México del Centro Woodrow Wilson, un centro de investigación en Washington. “Están matando a personas que no necesitan matar”.

El reporte fue completado en Febrero del 2013 por el “Police Executive Research Forum”, una organización sin fines de lucro de investigación y políticas en Washington que trabaja de cerca con agencias del orden público. Expertos del grupo pudieron examinar archivos de casos de la Patrulla Fronteriza en 67 incidentes desde enero 2010 hasta octubre 2013.

Los autores dicen que evidencia en los archivos de casos sugieren que agentes fronterizos en algunos casos se paraban frente a conductores que estaban tratando de evitar arresto y que no eran amenaza letal directa para ellos u otros.

“Se sospecha que en muchos casos de balaceras de vehículos, el conductor sospechoso estaba tratando de huir de los agentes quienes intencionalmente se ponían frente al camino de escape del vehículo, por lo cual se exponían a riesgo adicional y creando justificación para el uso de fuerza letal”, dice el reporte.

“Se debe reconocer que una bala de media onza es muy poco probable que detenga a un vehículo que pesa 4,000 libras y está en movimiento, y que el conductor…si es deshabilitado por una bala se convertirá en un completo peligro sin dirección”, dice el reporte. “Obviamente, dispararle a un vehículo en movimiento puede poseer un riesgo para gente alrededor incluyendo otros agentes”.

Los autores recomendaron entrenar a agentes a “quitarse del camino…en lugar de intencionalmente asumir posición en el camino de estos vehículos”.

También recomendaron que la Patrulla Fronteriza adopte políticas de policía utilizadas en la mayoría de las jurisdicciones de Estados Unidos, las cuales les prohíben a oficiales dispararle a un vehículo en movimiento a menos de que se use fuerza letal “de otra manera a parte de un vehículo en movimiento”.

Oficiales de la Patrulla Fronteriza defienden sus políticas de fuerza de uso letal, argumentando que los agentes necesitaban amplia flexibilidad para protegerse a sí mismos y las fronteras de la nación.

“En muchos casos, agentes de la Patrulla Fronteriza se encuentran en una zona donde no tienen comunicación, ellos no pueden tener apoyo inmediato y frecuentemente no tienen la protección y el encubrimiento que hay en áreas urbanas cuando la fuerza se escala”, dijo el Jefe de la Patrulla Fronteriza Michael J. Fisher en una entrevista telefónica.

Shawn P. Moran, vicepresidente del sindicato de la Patrulla Fronteriza, dice que la agencia hizo lo correcto al rechazar las restricciones sobre cuando los agentes pueden disparar.

Si los traficantes “saben que no se nos permite defendernos, nos podemos ver en más ataque de piedras… (y) asaltos donde vehículos tratan de arrollar a agentes porque ellos sabrían que no habrá consecuencias”, Moran dijo desde San Diego.

La Patrulla Fronteriza ha empezado a probar armas “menos letales”, como gas pimienta, balas de hule y “tasers”, y agregaron entrenamiento en confrontaciones violentas para agentes nuevos. Oficial ahora también rastrean balaceras y los incidentes de piedras en una base de datos para ayudar a líderes encontrar tendencias y ajustar los lineamientos.

Un reporte de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional, publicado en septiembre 2012, encontró que agentes fronterizos abrieron fuego hacia personas arrojando piedras en 22 ocasiones durante el año fiscal 2012. No indicó cuantas personas resultaron heridas por los “asaltos de piedras” o por las balaceras.

En audiencias recientes del Congreso, algunos legisladores han criticado a oficiales de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) por no publicar completamente cuando agentes podían usar fuerza letal, y cuales acciones disciplinarias, si alguna, se han tomado.

“Cuando una persona joven avienta una piedra del otro lado de la frontera hacia la frontera o agentes fronterizos, algunos agentes responden con una pistola y otros agentes no responden para nada. Parece ser que se necesita alguna consistencia en la respuesta a estos incidentes y como lo tratamos”, dijo el Senador Robert Menendez, D-N.J., dijo el 15 de enero en la audiencia de confirmación para Gil Kerlikowske, el nominado a dirigir CBP por la administración Obama.

Kerilowske, un ex jefe de policía de Seattle, dice que nunca había trabajado en una agencia del orden público que no hacia públicas sus políticas del uso de fuerza letal. Prometió publicar más información si es confirmado. Su nominación aún no se ha discutido en el Senado.

El reporte interno no detalló incidentes específicos de balaceras, pero reportes de noticias han recalcado varias muertes.

En uno de los casos más recientes, un agente fronterizo baleo fatalmente a Jesús Flores Cruz, de 41 años de edad, en una zona montañosa al este de San Diego después de que el agente aparentemente fue recibió un golpe en la cabeza con una piedra. La Secretearía de Relaciones Publicas de México dijo en un comunicado que estaba “muy preocupada” por el incidente.

En Septiembre 2012, Guillermo Arevalo Pedroza, un trabajador de construcción de 36 años de edad, fue baleado fatalmente durante un picnic con su familia en el lado mexicano de Rio Grande. Un agente de la Patrulla Fronteriza que disparo su pistola desde un bote de patrullaje dijo que había sido atacado con piedras, de acuerdo a oficiales.

Autoridades mexicanas denunciaron la balacera como “inaceptable” y dicen que Pedroza no estaba tratando de cruzar la frontera.

Un mes después, José Antonio Elena Rodriguez, de 16 años de edad, fue baleado fatalmente cerca de Nogales, México, por un agente de la Patrulla Fronteriza quien disparo a través de un cerco. El reporte de la autopsia dice que Rodriguez fue baleado ocho veces en la espalda. La Patrulla Fronteriza dijo que el agente, a quien no identificaron, fue golpeado con piedras cuando respondió a reportes de traficantes de droga brincando el cerco fronterizo.

“Yo creo que fue uso excesivo de fuerza”, dijo Luis Parra, el abogado de la familia del adolescente durante una entrevista telefónica desde Nogales, Ariz.

Parra dijo que el FBI ha entrevistado a testigos y que procuradores mexicanos están en discusiones con abogados del Departamento de Justicia para darle al FBI las balas que impactaron a Rodriguez, al igual que su ropa y las grabaciones de llamadas de emergencia de la balacera. Un vocero del FBI dijo que la investigación continúa.

En San Diego, grupos de derechos humanos dicen que no les sorprende los resultados del reporte, pero reiteran que es un llamado para exigir transparencia de CBP.

En un comunicado emitido el jueves, La Coalición de Comunidades Fronterizas en el Sur (SBCC) dice que situaciones involucrando vehículos en movimiento son preocupantes por incidentes como la muerte de Valeria Munique Tachiquin, una ciudadana estadounidense y madre de cinco, quien fue baleada nueve veces por un agente de la Patrulla Fronteriza no uniformado en el 2012. Tachiquin fue baleada a través de la ventana del carro mientras trataba de alejarse del agente en una zona residencial de Chula Vista. Testigos en el caso han dicho que vieron al agente caminar en frente del carro y disparar su arma.

“El hecho de que CBP no ha querido publicar el reporte es preocupante, especialmente cuando siguen matando a personas”, dice Christian Ramírez, Director de SBCC. “Se espera transparencia de una agencia federal profesional. El público tiene el derecho a saber cómo CBP hace su negocio, y claramente se CBP está quedando corto de su responsabilidad”, concluyó.

(Daniel Rothberg de la oficina en Washington bureau contribuyo a este reporte.)

(c)2014 Tribune Co.
Visita Tribune Co. en www.latimes.com
Distribuido por  MCT Information Services

Print this article Back to Top