Ciudades fronterizas se unen con "Música sin Fronteras" en apoyo a niños inmigrantes

SAN DIEGO - Por medio de la música San Diego y Tijuana fueron unidas como una sola ciudad para enviar un mensaje de amor y que la música no tiene fronteras.
Este domingo, personas de ambos lados de la frontera mostraron su apoyo a los niños indocumentados centroamericanos que han sido trasladados a centros de detención de California.

“Hemos visto lo peor del espíritu americano (…) lo que paso en Murrieta fue algo terrible muy triste, pero lo que está pasando aquí en el Parque de la Amistad es algo muy bonito y muy positivo”, dijo Enrique Morones, del grupo Ángeles de la Frontera. “Estamos compartiendo esta celebración con todos para que los niños y las mamas sepan que nosotros si los queremos aquí en San Diego”.

Las orquestas de ambos lados de la frontera ofrecieron un concierto en el Parque de la Amistad, o “Border Field State Park”, como parte del programa “Musica sin Fronteras” de la Sinfónica de San Diego.

“Es interesante que sea durante este momento, debido a las preocupaciones sobre los niños que están llegando a los Estados Unidos”, dijo la Dra. Leonor Pérez. “La Sinfonía no puede comentar sobre ese asunto, pero si podemos decir que sabemos que la ‘Música sin Fronteras’ es algo donde todos nos podemos unificar y estar juntos en paz”.

Jorge Soto es un violinista con la Orquesta de Baja California, y asegura que fue una gran experiencia para él poder participar en este evento.

“Esto fue un gran ejemplo de que la música puede romper barrera para llegar a los corazones de la gente”, dijo Soto.

El evento atrajo también al actor Mexicano, Demián Bichir, porque asegura que lo que está sucediendo con los niños migrantes es una crisis humanitaria que debe resolverse urgentemente.

“Porque siempre en cualquier catástrofe, problema, guerra, es el sector más vulnerable, los más afectados, y nos corresponde a todos cuidarlos – independistamente de donde vengan o a donde vayan y en que parte del mundo se encuentren”, dijo Bichir. “Los niños son intocables, son sagrados y tienen derecho a reglas fundamentales para poder ser felices, para poder vivir en paz, para poder desarrollarse, para poder estudiar, para poder tener derecho a salud en cualquier rincón del planeta. Y si nosotros como sociedad no podemos ver eso, y abrir el corazón y ayudarlos, entonces hemos fracasado”.

Además del concierto binacional, más de 10 toneladas de comida, agua, juguetes se han entregado durante los últimos días.

Morones agrega que la campaña continuará porque "el amor no tiene fronteras y tampoco la música".

Print this article Back to Top