Madre de Arizona acusada de tráfico de drogas liberada de cárcel en México

Vivió una pesadilla

NOGALES, México - Una mujer mexicana naturalizada estadounidense fue liberada la noche del jueves tras haber sido detenida por autoridades en México acusada de contrabandear 12 libras de marihuana la semana pasada.

Yanira Maldonado de 42 años y madre de siete hijos viajaba con su esposo en un autobús de pasajeros el miércoles en el estado de Sonora tras asistir al funeral de una tía, cuando el autobús fue detenido en un puesto de control militar a unas 90 millas de la frontera entre México y Estados Unidos.

Soldados arrestaron a Maldonado tras inspeccionar el autobús, al encontrar droga debajo de su asiento, informó Denisse Coronado portavoz del ejército en el estado mexicano de Sonora.

La familia de Maldonado en Phoenix lugar donde radican defendió su inocencia y en todo momento dijeron que ella es una mujer honesta y cristiana que jamás haría algo que pusiera en riesgo su libertad.

Maldonado fue puesta en liberta de una prisión estatal en Nogales al determinar el juez que es inocente.

Autoridades revisaron videos de seguridad que mostraban que ella y su esposo abordaron un autobús solo con mantas, botellas de agua y un bolso.

El caso creó un escenario de pesadilla que generó indignación entre políticos de Estados Unidos y enfrentó a la familia Maldonado contra un sistema judicial que ha sufrido de corrupción desde hace mucho tiempo.

Al salir del reclusorio Maldonado fue recibida por personas simpatizantes, familiares y reporteros y dio gracias a Dios, a su familia y todos los que mostraron su apoyo y creyeron en su inocencia.

Dijo que regresará a México, ama a su país y su familia vive ahí “son solo pocos los que hacen cosas ilícitas que hacen que pasemos cosas muy desagradables, pero nosotros somos fuertes” dijo Maldonado.

Lo que le sucedió dijo “no es algo nuevo, los militares dijeron que esta línea de autobuses son clientes nuestros”.

Maldonado no quiere que México sea condenado por lo que le sucedió a ella insistió, “son solo unos cuantos”, concluyó.

Print this article Back to Top