Raptor de niña latina de 8 años en corte de nuevo

AURORA, Colo. - El hombre acusado de raptar a una niña latina de ocho años compareció en corte por tercera vez el viernes.

John Snorsky, de 26 años de edad, se presentó ante un juez donde se le avisó de los seis cargos que enfrenta por querer robar una propiedad y por remover a la menor de su recámara por la ventana.

Documentos legales señalan que los actos heroicos de la niña evitaron que fuera raptada ya que además de gritar, la niña lo pellizcó para poder escapar.

El juez le fijó una fianza de $500,000 por el incidente de rapto y otro juez le fijó una fianza de $100,000 por un incidente de robo.

--Nota anterior--

Un hombre acusado de intentar raptar a una niña latina de 8 años el pasado 28 de octubre compareció en corte el lunes por cargos de robo que no están relacionado con el rapto.

John Stanley Snorsky, de 26 años, fue arrestado un día después del intento de rapto por violar su libertad condicional debido a un incidente de robo. Sin embargo, una vez encarcelado, la policía se dio cuenta que él era el hombre quien estaba siendo buscado por el intento de rapto.

Snorsky compareció en corte el lunes por la mañana y el juez le fincó cargos por robo y mentir. De acuerdo con el testimonio de los hechos, obtenido por Azteca Colorado/7News, indica que a Snorsky se le acusa de robar dinero y joyería de su compañero de piso y desordenar la vivienda para que pareciera un robo. El compañero de piso dijo que le robaron $14,000 en efectivo y $43,000 en joyería y monedas valiosas así como pinturas originales.

El documento legal también indica que Snorsky fue señalado como el posible responsable del hurto al vender los artículos a distintas casas de empeño. En los recibos, Snorsky puso su dirección, la cual coincidía con la dirección de donde se habían robado los artículos.

Al final de la audiencia, el juez le fijó una fianza de $100,000. Además, su fianza por el caso de intento de rapto es de $600,000.

De acuerdo con una amiga de Snorsky, él confesado a las autoridades haber entrado a la casa de la menor para robar pero su plan se complicó al ver a la niña en la  recámara y que cuando ella empezó a gritar él se puso nervioso.

“Él nunca le haría daño a un menor” dijo la amiga, quien no quiso ser identificada por miedo a meterse en problemas.

La amiga agregó que Snorsky tomó a la niña para que no lo arrestaran y que la dejó en el callejón antes de subirse a su vehículo.

Curiosamente, Snorsky, quien es un pintor, tiene una fundación para ayudar a niños en riesgo.

Print this article Back to Top