Indagan contenido de videojuegos tras masacre

WASHINGTON, D.C. - En Washington, el senador John Rockefeller pidió un estudio nacional sobre el impacto de los videojuegos violentos en los niños y una revisión del sistema de calificación de edades.

Aunque los investigadores en Newtown, Connecticut, no han dado motivos sobre el tiroteo del viernes, algunos medios estadounidenses han informado que el autor, de 20 años, jugaba en el sótano de su casa al popular videojuego Call of Duty, en el que los jugadores simulan misiones de guerra.

El atacante Adam Lanza se suicidó después de disparar y matar a 20 niños, seis empleados del colegio y a su madre.

La multimillonaria industria de los videojuegos en Estados Unidos está bajo escrutinio, después de que Hollywood cancelara o retrasara una serie de películas y programas de televisión con contenido violento tras el tiroteo en una escuela primaria de Connecticut.

La Entertainment Software Association, que representa a la industria de los videojuegos que tiene un valor de 78 mil millones de dólares, ofreció el miércoles sus "sinceras condolencias y plegarias" a las familias de Newtown.

El último título de la franquicia Call of Duty de Activision Blizzard, Call of Duty: Black Ops II, alcanzó los mil millones de dólares en ventas dos semanas después de su lanzamiento el mes pasado.

Entre otros videojuegos populares se incluye el Halo 4 de Microsoft, en el que los jugadores matan aliens malvados. El juego recaudó hasta 220 millones de dólares en ventas mundiales el día de su lanzamiento en noviembre.