Club nocturno de Brasil, una virtual trampa mortal

Santa María, Brasil.- - No había alarmas, extintores ni aspersores y casi ninguna forma de escapar del club nocturno que se convirtió en una trampa mortífera para más de 200 estudiantes universitarios brasileños.

Mientras los investigadores comenzaban a hurgar entre los escombros y las familias lloraban a sus muertos, abundan las preguntas en esta ciudad del sur de Brasil para tratar de entender, en primer lugar, cómo comenzó el fuego la madrugada del domingo, y en segundo, cómo fue que se extendió rápidamente fuera de control, desatando un incendio en el que murieron 231 personas.

¿Por qué había solo una puerta de salida y entrada? ¿Cuál era el material inflamable en el techo que permitió que el siniestro se propagara tan rápidamente? ¿Por qué se permitió que una banda usara pirotecnia en el interior del club?

La Policía parece inclinarse a concluir que la pirotecnia fue la causa del incendio durante una fiesta en el club Kiss, organizada por varios departamentos académicos de la Universidad Federal de Santa María.

El inspector policial Antonio Firmino, quien forma parte del equipo que investiga el incendio, dijo que al parecer el techo del club estaba cubierto con una espuma aislante a base de un material combustible que se incendió con la pirotecnia.

El desastre, el peor incendio de su tipo en más de una década, también plantea dudas sobre si Brasil está en condiciones de brindar suficiente seguridad en instalaciones similares durante el Mundial de futbol del próximo año y los Juegos Olímpicos de 2016.

Según algunos críticos, muchos bares y clubes brasileños presentan las mismas condiciones para otro incendio mortal. Dicen que, además de la necesidad de modernizar los a veces obsoletos códigos de seguridad y de garantizar que haya suficientes inspectores, la gente debe cambiar de manera de pensar y respetar las regulaciones de seguridad.

La Policía brasileña informó que hay tres detenidos en relación con el incendio, mientras que el diario O Globo dijo en su cibersitio que una cuarta persona se entregó a las autoridades. El inspector policial Ranolfo Vieira Junior dijo que las detenciones son parte de la investigación y que los sospechosos podrían permanecer privados de su libertad hasta cinco días.

Según los códigos de seguridad estatales, los clubes deben tener un extintor cada 140 metros cuadrados, así como varias salidas de emergencia. También hay límites que deben respetarse estrictamente en el número de personas admitidas. Nada de eso parece haber ocurrido en el club nocturno de Santa María.

Rodrigo Martins, guitarrista del grupo Gurizada Fandangueira, dijo en una entrevista a la redGlobo TV que las llamas estallaron minutos después de que se utilizó un equipo pirotécnico que lanza chispas de colores, alrededor de las 2:30 am. Afirmó que el club estaba atestado con entre mil 200 y mil 300 personas.

Dentro del club, las barreras metálicas utilizadas para organizar las filas de personas que ingresan o salen se convirtieron en trampas y las personas desesperadas quedaron atrapadas a unos metros de la salida. Había pilas de muertos en las rejas, donde las víctimas murieron asfixiadas o sufrieron fracturas por la muchedumbre que las había aplastado.

Unas 50 víctimas fueron encontradas en los dos baños del lugar, donde el humo que no dejaba ver hizo que creyeran que las puertas eran las salidas.

Martins confirmó que el acordeonista del grupo, Danilo Jacques, de 28 años, perdió la vida, en tanto que los otros cinco integrantes de la banda salieron sanos y salvos. Martins dijo creer que Jacques había salido del lugar y después había regresado para salvar su acordeón.

El incendio es el que ha registrado el número más alto de muertos en Brasil después del ocurrido en 1961 en un circo en el que perdieron la vida 503 personas.

El siniestro del domingo al parecer también fue el peor ocurrido en un centro nocturno en el mundo desde diciembre de 2000, cuando otro atribuido a un accidente durante maniobras de soldadura causó la muerte de 309 personas en Luoyang, China

Print this article Back to Top