Asesino de Connecticut planeaba ataque mucho peor

NEWTOWN, CONNECTICUT - La persona que cometió la matanza en la primaria de Connecticut le disparó cuatro veces a su madre en la cabeza antes de dirigirse a la primaria y matar a 26 personas, entre ellos 20 niños.

El presidente Barack Obama prometió cambios que permitan evitar nuevas tragedias como ésta. La Policía del estado de Connecticut afirmó que sus agentes hallaron numerosos cargadores de 30 balas y centenares de balas en la escuela primaria donde ocurrió la matanza del viernes. Se trata de la peor masacre de niños escolares en la historia de Estados Unidos.

Obama llegó a la ciudad por la noche para reunirse en privado con las familias de las víctimas y tratar de consolarlas. El presidente habló a nombre de una nación en el dolor, aunque la matanza lo dejó, como a tantos otros, en busca de palabras.

La masacre desató un nuevo debate político sobre la necesidad de un control de armas. Obama dijo que en las próximas semanas usaría “todo el poder que tiene esta oficina” para colaborar con la Policía, los profesionales de salud mental, padres y educadores, en un intento por evitar más tragedias como la de Newtown.

El teniente de la Policía estatal Paul Vance dijo que las autoridades identificaron oficialmente al atacante de la escuela como Adam Lanza. Dijeron que su madre, Nancy, fue una de sus víctimas.

Lanza mató a tiros a su madre en su casa, luego condujo hasta la primaria Sandy Hook con al menos tres armas de ella. Irrumpió en la escuela por una ventana que rompió y abrió fuego, dijeron las autoridades. En cuestión de minutos, mató a 20 niños, seis mujeres y se quitó la vida.

El impensable derramamiento de sangre pudo ser todavía peor. El gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, dijo que Lanza se suicidó cuando la Policía entró en el edificio.

El gobernador no habló de los motivos del ataque y un policía dijo que no han encontrado cartas o diarios que pudieran darles alguna pista.

Todas las víctimas fueron muertas a disparos de fusil y algunas con disparos a corta distancia. Al parecer todas fueron atacadas con más de un disparo, informó el jefe del servicio forense, el médico H. Wayne Carver. De los 20 menores, ocho eran varones y 12 eran niñas.

Los detalles terribles sobre los últimos momentos de los pequeños inocentes surgieron cuando las autoridades divulgaron sus nombres y edades. Los más pequeños tenían entre seis y siete años y la víctima de mayor edad tenía 56. Entre los muertos está la directora Dawn Hochsprung, quien según las autoridades intentó someter al atacante.

La tragedia sumió en duelo al poblado de Newtown y colocó a la pintoresca localidad de 27 mil habitantes entre el mapa de las ciudades afectadas por las masacres que en los últimos años han revivido el debate nacional sobre el control de las armas sin lograr grandes cambios.

El sábado, Peter Lanza, padre del atacante, dijo en un comunicado que su familia está angustiada.

Las autoridades informaron que Adam Lanza no tenía antecedentes penales. Se cree que padecía algún desorden de personalidad, dijo un oficial que no quiso ser identificado por no estar autorizado a hablar del tema. Otro policía, que también habló bajo condición de anonimato, dijo que al joven se le diagnosticó Asperger, una forma leve de autismo.